Prevención de Legionelosis (I)

¿Sabías que el hábitat natural de la Legionella Pneumophila es el agua? Pues si, se encuentra ampliamente extendida en medios acuáticos naturales como ríos, lagos, fuentes, estanques, etc., habitualmente en pequeñas concentraciones. La bacteria entraña riesgo para las personas si se filtra , a través de las redes de distribución de agua potable. La temperatura, la suciedad y el remansamiento son factores que intervienen en el desarrollo de la legionella.
¿Qué condiciones se deben dar para que las personas se vean afectadas? 
1º Penetración de la bacteria en el circuito de agua. Suele producirse por el aporte de aguas naturales
2º Multiplicación de la bacteria en el agua. Debe encontrar las condiciones adecuadas para su desarrollo: temperatura, suciedad y remansamientos
3º Dispersión en el aire. La bacteria actúa por vía respiratoria, por lo que previamente debe dispersarse en el aire en forma de aerosol; las partículas de dimensiones inferiores a los 5μm pueden alcanzar las zonas más profundas del pulmón
4º Exposición de los individuos. Es preciso que el microorganismo sea virulento y que los individuos susceptibles se vean expuestos a una cantidad suficiente de aerosoles. En este sentido se debe indicar que no todas las personas son igual de propensas, siendo más susceptibles los hombres, mayores de 50 años, fumadores, bebedores, transplantados e inmunodeprimidos, motivo por el cual los casos más graves se han presentado en los propios hospitales
Prevención de Legionelosis (I)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *