Aguas residuales en comunidades de propietarios, ¿cómo se gestionan?

Las temidas aguas sucias (o negras) se gestionan en edificios y urbanizaciones mediante una de las instalaciones de saneamiento más importantes que existen para preservar la salud pública: las redes de evacuación de aguas pluviales y residuales. 

Este tipo de infraestructuras tiene como objetivo fundamental la higienización de los espacios, pues evita, en última instancia, la acumulación de aguas negras y la generación y propagación de enfermedades relacionadas. 

¿Cómo funcionan las redes de evacuación de aguas pluviales y residuales para el saneamiento de las instalaciones? En las siguientes líneas, detallamos todas las claves. 

Objetivos de las redes de evacuación de aguas residuales

La evacuación de aguas negras tiene un objetivo claramente higiénico. También evita inundaciones, transportando el agua generada por la lluvia desde la comunidad de propietarios hasta el cauce o colector receptor (punto de vertido).

¿Cómo se realiza el vertido de aguas residuales? 

Seguro que en más de una ocasión te has preguntado adónde va a parar toda esa agua que utilizamos en casa y de la que nos deshacemos posteriormente por los desagües. Pues bien, las aguas procedentes de usos residenciales o domésticos se vierten directamente a una red de aguas residuales o de alcantarillado. 

Estas aguas residuales desembocan directamente en estaciones de tratamiento de aguas (denominadas Estaciones Depuradoras de Aguas). 

Es en estas plantas precisamente donde se realiza la depuración, mediante diferentes tratamientos químicos y biológicos que transforman el líquido contaminado en un elemento no peligroso para la naturaleza. Esta fase es especialmente importante cuando se produce el vertido en ríos y mares. 

La importancia del mantenimiento de la red de saneamiento por profesionales

Las redes de evacuación deben ser monitoreadas de forma regular y continua. Solo así los profesionales pueden detectar a tiempo obstrucciones o atascos que, más allá de los ruidos o malos olores, posiblemente generen una situación sanitaria crítica

En este punto, los especialistas en mantenimiento de redes de saneamiento tienen en cuenta los diferentes estándares impuestos por la normativa europea en lo relativo a rendimiento acústico y de ventilación en edificios.

Contribución ciudadana: esencial para el buen funcionamiento de las redes

Desde Anulaciones Sépticas Mungia, como especialistas en limpieza de alcantarillados e instalaciones de saneamiento, advertimos que  los usuarios también deben hacer un uso responsable de las redes. En este sentido, no tirar por el fregadero restos de comida, así como papel higiénico, pañales, hilo dental o toallitas por el sanitario o utilizar filtros en los desagües, son fórmulas sencillas para que los ciudadanos también contribuyan a una convivencia higiénica, segura y respetuosa con el medioambiente.

Aguas residuales en comunidades de propietarios, ¿cómo se gestionan?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *