El problema de las aguas negras

Comencemos por definir qué son las aguas negras, son aquellas aguas que se componen en su mayoría por los residuos fecales y orina que provienen de desechos orgánicos de los seres humanos como de los animales. También pueden contener algunos residuos y desechos tóxicos como el caso de metales pesados.

Entre las principales enfermedades causadas por virus presentes en las aguas negras tenemos: poliomielitis, hepatitis infecciosa, entre otras, y la presencia de microorganismos producen enfermedades como: disentería amebiana, bilharziasis etc.

El saneamiento es fundamental para proteger la salud pública. Para no exponernos a los residuos que generamos, es necesario mejorar el acceso a servicios de saneamiento básico en los hogares y las instituciones y gestionar sin riesgos la totalidad de la cadena de saneamiento (recogida, transporte, tratamiento, eliminación y uso de los residuos). Una parte significativa de la población mundial continúa sin disponer de un saneamiento adecuado. ¿Sabías que la primera instalación de saneamiento fue el pozo ciego o pozo negro que apareció en Babilonia hacia 4000 a.C.?

Para 2030, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) apuntan a que toda la población mundial posea acceso a saneamiento, a reducir a la mitad la proporción de aguas residuales no tratadas y a aumentar su reciclaje y reutilización segura

El problema de las aguas negras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *