Vaciado de fosas

El mantenimiento más común y que suele realizarse es el vaciado tanto de lodos como de las grasas que se acumulan en el fondo, La frecuencia con la que se debe limpiar depende del uso que se le de y también del estado en el que se encuentren las instalaciones.

El vaciado y las labores de mantenimiento siempre tiene que realizarlas un profesional de las fosas sépticas por las complicaciones que pueden surgir y los peligros que entraña la propia limpieza de la instalación

Cuando los lodos o residuos alcanzan el 50% de la capacidad es cuando debemos llamar al profesional para que realice la retirada de lodos, estos no se retiran del todo, porque son necesarios para que el sistema pueda volver a ponerse en funcionamiento.

No es un proceso sencillo por esa razón, lo mejor es que lo lleven a cabo profesionales formados y preparados para realizarlo.

Los pasos y recomendaciones a seguir para la limpieza de una fosa séptica son:

1º Abrir lentamente las tapas de expulsión de gases, estos se encuentran en la cámara de aire y son inflamables. 

2º Verter un poco de agua limpia para compensar a la hora de comenzar con el limpiado y vaciado de la fosa.

3º En el momento de aspirar la capa de los lodos, hay que introducir la manguera dentro pero sin tocar el fondo. Los lodos del fondo de la fosa no se deben absorber.

4º Esta manguera hay que colocarla en la salida de las aguas.

5º Primero se debe limpiar y retirar la primera capa de residuos y lodos.

6º Una vez retirados los residuos se debe llenar de agua limpia que siga funcionando.

Vaciado de fosas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *